Las excepciones que nos desconciertan

DIÁLOGO SOBRE LA COLOMBOFILIA

Por: Noël de Scheemaecker

Pigeon rit, febrero 98

Las excepciones que nos desconciertan

Debutante: Yo sé que tú das una gran importancia al hecho de conducir las palomas durante el periodo de su crecimiento. Para salvaguardar el futuro de una paloma y poderla concursar hasta los 6-7 años de edad. Antes, hace falta llevarla con prudencia como pichón y como yearling.

Un amigo creía que esto era una "pérdida de tiempo", ya que su mejor paloma había concursado Bourges (500km), Argenton (550km) y La Souterraine (600km) como pichón. Y como yearling ella había hecho más de 3.000km. Y no está "acabada" porque, a la edad de tres años, sigue siendo su mejor paloma, una verdadera campeona. ¿Qué pensar de todo esto?

En mi opinión, es una cuestión capital; sobretodo, para un pequeño colombófilo como yo.

Víctor: En efecto, tú acabas de decir una cosa que es "capital" y dices "por un pequeño colombófilo como yo..."

Hay quienes dicen que son "grandes" colombófilos. Para mí esto es una media verdad, ya que el valor de un colombófilo no es proporcional con el número de sus palomas. Bien al contrario, hay "excepciones". Pero, en general, podemos decir que quien tenga que disponer de un gran número de palomas para que se hable de él es un colombófilo mediocre.

Cuando yo te pido: ¿quién puede jactarse de tener más de una decena de buenas palomas? El "pequeño" colombófilo que comete el error de agotar las palomas no hace más que coger una pesada hipoteca sobre el futuro de su palomar. Estará obligado a criar muchos pichones jóvenes para encontrar una muy buena paloma; ya que son raras.

Pensemos en el Dr. Bricoux, el mejor colombófilo que la Bélgica ha conocido. Él tenía pocas palomas pero tenía un sistema muy simple.

Debutante: ¿Cuál era? Me suena que me has hablado de él. Aunque solo sé que él concursaba poco con sus pichones...

Víctor: Él nunca concursaba con ellos. Pero te voy a demostrar que su forma de hacer le permitía tener pocas palomas.

En primer lugar, hacía una selección a mano. Una paloma con un defecto físico que podía perjudicarla en su vuelo, estaba eliminada. Cuando se tienen ya algunos cracs, esto no resulta tan difícil como parece. Cuando se puede "comparar" una buena paloma capaz de clasificarse bien en concursos de fondo, no tiene defectos físicos, tal y como hemos dicho.

Debutante: Pero si esto que tú dices es verdad, debemos admitir que el famoso "estándar" corresponde a lo que él pretende, es decir fijar las cualidades requeridas para tener una buena paloma. Y esto está lejos de ser cierto.

Víctor: Y por lo tanto, es verdad dentro de la medida donde el que juzga al estándar no se deja influenciar por el aspecto "bonito" de la paloma. Me gusta igualmente una bonita paloma, pero cuando la tengo en manos y ojos cerrados, donde el chasis o la musculatura no me satisfacen, su belleza no la salvará.

El Dr. Bricoux elegía en primer lugar sus palomas a mano. Él decía que debían tener el modelo de una pera, ancha delante y musculatura redondeada.

Pero este no era su secreto. Esto era muy simple como ya te he dicho: todas las palomas que él ponía en su palomar de viudos serían de buenas palomas porque él no los había estropeado antes de la edad adulta.

Él no hacía concursar ni a los pichones ni a los yearlings, estos eran simplemente entrenados al natural -hasta 300km.

Las palomas de dos años participaban al derbi nacional para el Dr. Bricoux 580km. El Dr. no daba importancia al hecho que los dos primeros años una paloma no ganase ningún premio si ella regresaba en un buen estado de frescura. Desde la edad de 3 años, sus palomas afrontaban los concursos nacionales y sus carreras iban prolongándose durante cinco años. Con una veintena de viudos el Dr. Bricoux, igual que su amigo Ernest Duray, dominaron durante muchos años la colombofilia belga, toda ella.

Debutante: Tú serías entonces partidario de "volver atrás". Pero la colombofilia ha evolucionado. Nosotros concursamos en fondo con los pichones y los yearlings. La paciencia es una virtud que se pierde... ¿Qué dices tú?

Víctor: Dices la verdad, ¿pero esto es con razón o sin razón? Más bien sin razón, ya que el colombófilo ¿qué gana quemando sus palomas antes de que sean adultas?

Primero de todo, él deberá tener muchas palomas porque la mayoría estarán "acabadas" muy pronto. Por otra parte, él estará siempre en desventaja en relación a los "grandes" colombófilos que tienen más dinero y pueden tener un número más elevado de palomas que él. Dentro este juego el "pequeño" colombófilo saldrá siempre perdiendo, a menos que haga como el Dr. Bricoux: conducir los pichones que él destina a una larga carrera deportiva.

Debutante: Después de esto que tú acabas de decir, la fatiga física durante el periodo de crecimiento compromete todo el futuro deportivo de una paloma.

Víctor: Exactamente... y no te dejes engañar por las excepciones. Por su rareza confirman la regla.

Traducción: J.Solé