VISITANDO PALOMARES

VISITANDO PALOMARES

He podido comprobar como eran las alas de muchas campeonas de fondo y gran fondo. Veamos las principales características que he apreciado en todas ellas:

  • Brazo corto y lo más pegado posible al hombro: al deslizar el dedo por su superficie y llegar al húmero, este tiene que parecer plano y redondeado, es decir, el dedo tiene que desplazarse por el brazo sin encontrar nada que le frene o pinche.
  • Antebrazo; al deslizar el dedo por él, tiene que parecer ligeramente curvado (el antebrazo recto siempre pertenece a palomas de vuelo lento).
  • Tras-ala: un poco larga, a la vista parecerán como 5 plumas ligeramente curvadas hacia el cuerpo. Prestad atención a la anchura de la tras-ala, no debe ser ni muy corta ni muy ancha.
  • El ala activa: la característica principal que vi en esas palomas fue que la séptima pluma tenía un salto en proporción a la sexta, la octava, la novena y la décima; al abrir el ala parecían estar en un mismo plano. Sin embargo con el ala cerrada, la novena sobresalía de la octava y la décima. Mirando el final de las plumas octava, novena y décima, estas eran redondeadas, con buena ventilación y mirando ligeramente al exterior. Observé que las tres plumas finales de estas palomas, partiendo del raquis a la derecha y casi desde un cuarto del nacimiento hasta el final, tenía la misma anchura. También si miramos el ala cerrada de perfil veremos que las cuatro últimas plumas remeras parecen torcidas hacia el exterior. Observando la tras-ala por arriba, todas ellas tenían como un montículo que descendía hasta el ala activa (nada de tras-ala plana).

Pocas veces se tiene la oportunidad de ver en un mismo palomar el primer y el segundo premio del Internacional de Barcelona, organizado por el C.C., y mucho menos que éstas formen una pareja. Visitando el palomar de los Herbots cuyo cuadro reproductor es uno de los mejores que he visto, había una pareja que me llamó particularmente la atención. Le comenté al padre Filip que individualmente esas palomas eran de lo mejor que había visto hasta entonces; a lo que él me respondió: "las he comprado, son primero y hembra primera Internacional de Barcelona; tengo todos los hijos que saqué en dos años ya vendidos".

Las alas de esas dos palomas eran como os he descrito.

Jaume Solé